Chimenea de la bodega.

Gracias a la zarcera, se favorece la ventilación de la bodega, evitando el acumulo de tufo, además de facilitar un ambiente seco y el mantenimiento del vino a una temperatura constante durante todo el año.

En verano hace calor y en invierno hace frío, pero dentro de la bodega, se puede merendar tranquilamente en invierno y en verano, aunque en verano se está mejor en el poyo al lado de la puerta.

Autor: 
El barranco Valdilongo