Entrar

style="display:block"
data-ad-client="ca-pub-6234393606281419"
data-ad-slot="3295781887"
data-ad-format="auto">

style="display:block"
data-ad-client="ca-pub-6234393606281419"
data-ad-slot="7725981489"
data-ad-format="auto">

Cambiar de recipiente el vino dejando las materias sólidas decantadas en el fondo.
Este proceso airea el vino y ayuda al fin de la fermentación y la estabilización del vino, logrando además la evaporación de gas carbónico y otras sustancias volátiles.
En los vinos se produce una clarificación espontánea, depositándose en el fondo de los recipientes las levaduras muertas y otros sedimentos que han convivido con el vino. Es aconsejable que estos sedimentos, una vez que hemos conseguido los aromas y los taninos, no estén mucho tiempo junto al vino para que no se vuelva turbio.

Autor: 
El Santero