Esquilmar es todo lo contrario que el barbecho.
Se trata de sembrar continuamente
sin dejar descansar la tierra, por lo que no se regeneran sus minerales
y substancias.
Para compensarlo, se echa mano de la quimica y así
poder tener mas cosecha.
En la agricultura tradicional se respetaba el barbecho, y las cosechas,
aunque de menor cantidad eran de mejor calidad y mucho más saludables.

Autor: 
El Cerro de las Eras