Entrar

style="display:block"
data-ad-client="ca-pub-6234393606281419"
data-ad-slot="3295781887"
data-ad-format="auto">

style="display:block"
data-ad-client="ca-pub-6234393606281419"
data-ad-slot="7725981489"
data-ad-format="auto">

Ir cogidos del brazo dos o más personas.
Los domingos por la tarde, las chicas emperifolladas y engalanadas con la falda plisada y la chaqueta de perlé, paseaban cogidas del bracete, desde La Cruz gorda hasta San Roque, desde San Roque hasta la Cruz gorda. Los chicos se cruzaban con ellas, las miraban y les decían algún piropo.
A más de uno le hubiera gustado ir del bracete con alguna de las chicas, pero allí te veía todo el mundo y eso comprometía mucho. Si no eran novios formales,las vecinas murmuraban “van del bracete” y llegaría a oídos de Don Teótimo (el cura) que les pondría una penitencia terrible, ya que ir cogidos del bracete, era un insulto para las personas honestas y no digamos el darse un beso...

Autor: 
El barranco Valdilongo