El jabalí es un mamífero de tamaño mediano provisto de una cabeza grande y alargada, en la que destacan unos ojos muy pequeños y colmillos desarrollados. El cuello es grueso y las patas son muy cortas,
Aunque de mala vista ésta está compensada con un importante desarrollo del olfato y del oído. Por su buen olfato localiza trufas y otros vegetales y animales bajo tierra. El oído está también muy desarrollado y puede captar sonidos imperceptibles para el oído humano.
Sus pelos son gruesos y negros midiendo entre 10 y 13 cm. y unos 16 cm. en la punta de la cola. El color de la capa o pelo es muy variable y va ir desde colores grisáceos a negro oscuro, pasando por colores rojizos y marrones.

Autor: 
El Gato Montés