Entrar

style="display:block"
data-ad-client="ca-pub-6234393606281419"
data-ad-slot="3295781887"
data-ad-format="auto">

style="display:block"
data-ad-client="ca-pub-6234393606281419"
data-ad-slot="7725981489"
data-ad-format="auto">

Encendedor antiguo de mecha y pedernal.
Porque tenía que ser así, llegamos a casa y hacia mucho pero que mucho frío y no podíamos hacer nada más para evitarlo, no se podía salir de casa de momento por la gran tormenta que se estaba manifestando con una ventisca que ni los alcotanes veían a más de un palmo, viento nieve y oscuridad y las cerillas se acabaron y no conseguimos hacer fuego, la leña estaba preparada, todos pensando que hacer, de pronto recordé que en la cuadra encima de una biga había un viejo chisquero con un poco de mecha y algo de piedra lo que sería la solución que así fue, dando a la rueda las chispas de la piedra consiguieron encender la mecha y la mecha un papel y con el papel la leña y pasamos un buen rato en la cocina hasta entrar en calor llenar las bolsas de agua para calentar las camas y cenar, mañana será otro día de mucho más frío.

Autor: 
El Alcotán de la Atalaya