Golpe o porrazo sobretodo en el culo o la cabeza.
Recuerdo que cuando de niño hacía alguna travesura, mi abuela me decía:"¡Ven que no te voy a pegar!" y yo… inocente, caía en la trampa, perseguido por una zapatilla que muchas veces llegaba a su destino en el culo o la cabeza y otras veces se quedaba en solo una amenaza que acababa con la frase: quita de ai que te voy a dar un testerazo; por si acaso llegaba el testerazo te cubrías como podías y pies para que os quiero, menos mal que la abuela no era muy rápida y se quedaba atrás. Cuando más tarde volvías, ya se le había pasado el enfado.

Autor: 
El Cuarto Enebro