Poda realizada en primavera, cuando ya han brotado las yemas de la cepa y que consiste en dejar un número fijo de tallos por pulgar, normalmente dos, favoreciendo así a los sarmientos con fruto para mejorar su rendimiento, eliminando ramas, sarmientos y brotes improductivos. De esta manera la uva será mayor y más jugosa.

Autor: 
El Santero