Entrar

style="display:block"
data-ad-client="ca-pub-6234393606281419"
data-ad-slot="3295781887"
data-ad-format="auto">

style="display:block"
data-ad-client="ca-pub-6234393606281419"
data-ad-slot="7725981489"
data-ad-format="auto">

Dar a los sembrados, cuando ya tienen bastantes raíces, una labor que consiste en romper la costra del terreno con el arado de rejalcar, tirado por las caballerías a través de los surcos que se abrieron para sembrar el grano. Con ello conseguimos además de la eliminación de las posibles malas hierbas, mullir el terreno, permitiendo que se introduzca el aire y los nutrientes.

Autor: 
El barranco Valdilongo