Entrar

style="display:block"
data-ad-client="ca-pub-6234393606281419"
data-ad-slot="3295781887"
data-ad-format="auto">

style="display:block"
data-ad-client="ca-pub-6234393606281419"
data-ad-slot="7725981489"
data-ad-format="auto">

Es lo que se decía que canta la codorniz. Si se pone la mano en forma de tubo presionando a la boca y dando golpes con el pulgar en el carrillo sale el aire a presión simulando el canto de la codorniz.
Ej. Teníamos un hambre de alcotán de cinco días, solo el agua nos relajaba el ansia de comer, volando desde La Huerta del Olmo a mi Atalaya pasando por la Moratilla y dale que dale ni una presa en nuestra aguda vista, un viejo amigo que venía con nosotros dijo que sabía imitar el canto de la codorniz para así hacerlas salir de los trigales en un día tan caluroso, ni corto ni perezoso se puso a imitar parecía que decía, buen pan ay, buen pan ay … de repente salieron como diez aunque solo cogimos tres, que muy difícil es cazarlas, y saldamos nuestra hambre para unos días.

Autor: 
El Alcotán de la Atalaya