Antiguamente, cuando se segaba a mano, después de trillar, se aventaba la paja para separarla del grano. Con una horca de madera, se aventaba para después acarrearla. El grano se transportaba en sacos, para moler o para guardar en casa.

Autor: 
El Arrabal