Jugar al escondite, unos niños se escondian y otros les buscaban.
Siempre se acotaba la zona para no irse muy lejos, y también habían sitios prohibidos por los mayores por su peligrosidad, por ejemplo las bodegas que estaban medio derruidas.

Autor: 
El Cerro las Eras