Cántaro mediano, con una capacidad de unos 16 litros, en el que se traia el agua de la fuente y se mantenía fresca en la casa.

Por ejemplo, despues de la bodega, nos fuimos todos hacia La Fuente a buscar agua con la cántara, recitando los refranes y trabalenguas del abuelo: "El cielo está destarancumbincuadrillado, ¿quien lo desentarancumbincuadrillará?, el desentarancumbincuadrillador que lo desentarancumbincuadrille, buen desentarancumbincuadrillador será". Claro, que despues de la bodega, fué un poco difícil de pronunciar.

Autor: 
El Arrabal