Entrar

style="display:block"
data-ad-client="ca-pub-6234393606281419"
data-ad-slot="3295781887"
data-ad-format="auto">

style="display:block"
data-ad-client="ca-pub-6234393606281419"
data-ad-slot="7725981489"
data-ad-format="auto">

Palabra muy utilizada por nuestros antepasados para no definirse ni en sentido positivo ni en sentido negativo.

Ejemplo:
Supongamos que dos abuelas se encontraban en la calle y una de ellas hacía comentarios poco elogiosos de su nuera; la escuchante, para no comprometerse, se limitaba a balducear de tanto en tanto "mia" ... "mia"

Autor: 
Anónimo

Frase con la palabra "miá", y que confirma la expresion de la abuela, muy tapada con su pañuelo y con la cabeza gacha poniendose bien los pliegues de las sayas, no se compromete, pero ha entendido todo lo que le han chismorreado a la perfección.

El Arrabal

Dar conformidad rotunda a lo escuchado.

Ej. En la plaza están sentadas un grupo de abuelas acurrucadas al lado de la pared desde hace horas tomando el sol de invierno , entre ellas, una haciendo bolillo, otras calceta, otra un calcetín negro de punto, y otra remendando un pantalón ya remendado muchas veces, hablaban como si estuvieran en el concejo de las cosas del pueblo, que si esto, que si aquello, que si no se qué, que si no se cual, y al final de las que no hablan, una dice, miá, otra, ya digo y la tercera, si ,si eso es, cogieron sus sillas y cada una se fue para su casa con los últimos rayos de sol. Seguro que esta noche hablaran con sus maridos y colaborarán en lo que concluyeron. Pronto regaderas.

El Alcotán de la Atalaya