Antiguamente, ya que no existian las neveras, la comida se guardaba en un armario con rejilla para que no le picara la mosca y se maladara.
Así que en haremos la merienda con queso y chorizo que se esta oreando en la fresquera, y dejaremos tranquilos a los conejos del monte, aunque se nos coman algunas berzas de vez en cuando.

Autor: 
El Arrabal