Entrar

style="display:block"
data-ad-client="ca-pub-6234393606281419"
data-ad-slot="3295781887"
data-ad-format="auto">

style="display:block"
data-ad-client="ca-pub-6234393606281419"
data-ad-slot="7725981489"
data-ad-format="auto">

 

Llámase calera al horno donde se calcina la piedra caliza por la acción del fuego, con el objeto de conseguir cal. La cal es un producto natural empleado en la construcción para la elaboración de  mortero.

El horno utilizado en Morcuera, se construía excavando un pozo de forma cilíndrica en el suelo inclinado. Tenía tres o cuatro metros de profundidad por dos y medio o tres de diámetro y en la parte inferior se practicaba una abertura por donde se introducía la leña.

Las piedras calizas se colocaban ordenadamente, cuidando de que a medida que estas van subiendo se vaya formando una bóveda en cuyo interior se quemaban aliagas y leña durante tres días y tres noches. Después se dejaba enfriar lentamente y al cabo de unos meses, se extraían las piedras convertidas en cal viva.

Me decía mi abuelo:

“Una de cal y otra de arena, y la obra saldrá buena.”

Saliendo por el Camino el Burgo, al subir al Monte Abajo, se puede ver una a mano derecha. (Foto en el álbum “Fotos del Pueblo”) 

Autor: 
El barranco Valdilongo